miércoles, 25 de mayo de 2016

Tránsito

Atascada. Atada de pies y manos. A cuatro patas, rugiendo y sollozando.

Querido amigo, sí, durante este tiempo he estado algo despistada.

Sin tinta. Sin sacapuntas. Sin un trozo de papel. Más bien sin nada de nada.

He estado observando, querido amigo, he estado bastante callada.

Relajada. Serena. Bebiendo allá afuera, reconstruyendo hacia dentro.

¿Lo adivinas? Nado mariposa, vuelo contrapicado, vuelvo a las andadas.

Derruida, que no destruida, sé que puedo componer algo nuevo.

Amigo mío, que sí, que he perdido un poco la noción del tiempo.

¿Y a quién narices le importa que prefiera darle a esto otra calada?

Si he estado escuchando, hermano, he estado ciertamente resignada.

Vagué perdida, porque he perdido, y ahora no temo a las derrotas.

Tanto tiempo con ese "te jodes" que ahora sé como andar de rodillas.

¿Qué ha pasado conmigo? Casi nada, que ya no busco respuestas.

Prefiero volcar de la risa o de tanto vino, o con este precioso silencio.

Del ahora hago lo que quiero, del ahora decido sobre lo que decido.

¿Qué te parece todo esto, amigo? Cómo disfruto del tránsito, cómo transito.

Lloraba por una moneda de dos caras, pero la vida no se podía comprar.

¿Vas a dejar de sermonearme, padre? Si el pescado está todo vendido.

Solo déjame transitar, disfrutar, navegar este barco que aun no está hundido.

Sin tinta. Sin sacapuntas. Sin un trozo de papel. Más bien sin nada de nada.

He estado observando, querido amigo, pero hoy he estado bastante inspirada.

domingo, 4 de octubre de 2015

En la salud y en la enfermedad

Siempre pasa así. En lo bueno, todo bueno. En lo malo, nada bueno
De repente desnudo en ruinas todos huyen en busca de un lugar más próspero
Nadie quiere reconstruirte, reformarte, limpiarte hasta que brilles
Es más fácil ir a Ikea y llevarse un mueble nuevo

Vale menos, pero es nuevo.

Bajo la lluvia amarilla, en decadencia, añorando todo lo que añoras
Pero no puedes huir de tu cuerpo, de lo que eres, frente al fuego en soledad
Dejas de sentir, de hablar, de desear un futuro ahí fuera
Te dejas llevar por el devenir de los días hasta que llegue el lechero

Crees que vales menos, nada nuevo.

Siempre es así. Ser bueno, nunca trae nada bueno. Ser malo, todo bueno
Te miras al espejo otra vez, entre lágrimas, desando ser un hijo de puta
Ser más egoísta, más valiente, más lo que siempre has querido
Y te sorprendes derrotado por el reto que tienes delante

Valer todo lo que vales, de nuevo.

Sabes cuál es la llave, lo dicen los libros de autoayuda
Autosuficiencia, autoamor, autofotos, autotodo
De tanto buscarte en las personas, ya no te encuentras
De tanto caerte, aprendes que sólo tú puedes levantarte

No valen la pena, y nunca es nuevo.

Siempre acabas así. Tomándote una copa contigo mismo
Viendo una película contigo mismo, contándote el día a ti mismo
Necesitándote cuando te necesitas, apoyándote en tu hombro
Confiando sólo en ti, queriéndote sólo a ti...

En la salud y en la enfermedad, tú contigo

viernes, 28 de noviembre de 2014

¿Cómo es?

Es como ese…
Es como ese recuerdo que se distorsiona, porque tú lo recuerdas mejor.
Como una mano en una copa, porque no puede estar en un lugar mejor.
Como esa incesante lucha entre razón y corazón.
Entre lo que sabes y no ves, entre lo que era ayer y es hoy.

Es como esas…
Como esas ganas de darle un puñetazo en el ojo.
De recordarle lo que es tuyo, y es a la vez suyo también.
Como esas noches que no concilias el sueño,
Y que sientes que tu corazón se te va a salir del pecho.

Es como…
Como el momento en que te encuentras un antiguo compañero,
Como el que sales del metro escopeteado porque te equivocas.
Como todos lo besos que ya no te dan más,
como las ganas tremendas de escapar de algún modo.

Es como esas…
Esas frases que se alargan cada vez más, que te hacen más pesada y lenta, que te restan vida por querer pronunciarlas.
Como esa zona de confort, que te aleja cada vez más de tus sueños, que te aletarga en un lugar sombrío y seco de pasión.

Es como esos…
Esos versos que dedicas a cosas sin importancia,
y acabas matando en pensamientos sesudos que deciden que ya está,
que ya fue.

Es como esa poesía del triste
Del enfadado
Del atormentado
Del que encuentra el consuelo en una hoja en blanco.

Es como esas…
Como esas cosas que nunca entenderás, cosas, que nunca cambiarás.
Como esas cosas que pronto, pronto, me van a matar.

lunes, 22 de septiembre de 2014

La vertical

Telebasura de fondo, y el cielo oscuro me cierra los ojos por la ventana. Es domingo, y no me encuentro los domingos, pero este más en especial. Estoy congelada, y sospecho que no sólo es por el frío de ahí afuera. No estoy mojada, y eso que está lloviendo a mares en Madrid.

Y le doy vueltas, me doy vueltas en el sofá. No sé cual es la postura correcta para ser, y mucho menos para estar. Mejor escribe, he pensado entre otras cosas. Pero como últimamente, no puedo poner el foco ni en la lámpara.

Así que sí, no estoy confesando nada en concreto. Quizá es que no puedo, deletrear ni pronunciarlo en horizontal. Desde que no soy la vertical, me cuesta afrontarlo. Me cuesta fingirlo. Me cuesta la vida, así en general.

¿Te cuento un secreto? Lo que cae del cielo no son gotas.
Y menos mal que no compré el viernes tu helado favorito.

La esperanza a veces tiene cosas muy tontas, ¿sabes?
Y puede ser increíble en julio y demoledora en septiembre.

Vaya, qué cosas.

martes, 16 de septiembre de 2014

Perdemos

Perdemos, talentos, costumbres
Amigos y sueños,
Recuerdos, pasión

Perdemos, el norte y el miedo,
Los kilos, el suelo,
Sudores y amor

Perdemos los dientes, las ganas
La fiebre de antes,
Lugares y pelos

Perdemos un mundo de niños
Letras de canciones,
Personas y voces

Perdemos salud y el dinero
Montones de tickets
Palabras y honor

Raciones de hielo
Golpes en el pecho
Balas con arsénico

Hay

Montones de cielos
Donde se marchita
Lo que todos perdemos

Ay

Trozos de papeles
Escritos con nada
Con lo que perdemos

(Nos lo perdemos, nos perdemos y siempre perdemos)

miércoles, 28 de mayo de 2014

Le echabas de más

No deseches de más
Por quién no te echa de menos
De hecho, ni menos ni más
Porque nunca nada ha hecho

Llueve, y es demasiado pronto para que sea una excusa
Arrastras los pies, y hace tiempo que él no lo escucha
No puedes sonreír, porque te das cuenta de una cosa

Que le echabas de más
Y merecía mucho menos
Que tus suelas son una sinfonía
Y con la lluvia todo parece un cuento

jueves, 15 de mayo de 2014

Rozando

Me gusta morir a veces, y renacer en otros cuerpos, amanecer en otras camas, subirme otras braguetas

Me encanta soñar despierta, bailar en otra vida, girar otras esquinas, entrar en otros vagones

Rozando la otra vida, el dolor me da otra mirada, disfruto cada puñetazo, adrenalina que sube despacio

Rozando la perfección, he visto tu mirada indiscreta, lamido tus tiernas heridas, soñando contigo hoy

Eres tan frágil que quiero abrazarte
Lloras tan bien que te comería
Mientes tan mal que me enterneces
Otra oportunidad no es otra vida

Has sacado suave el látigo, mientras me estaba desperezando, lo lanzas, y ahora es tan extraño

Ya no disfruto como antes, sentirme una desgraciada, llorarte de nuevo, quejarme y caer otra vez

Me encanta que te encante, y creo que he visto la luz, ahora es una foto que me retrata

Tómate tu tiempo porque esta sonrisa de idiota no se va, y ya no sé como quitarla

Soy tan estúpida que casi me caigo
Tan ingenua que puedo matar
Tan ingrata te pido no vuelvas
Otra oportunidad no es otra vida

Ahora quiero morir, soñar, vivir otra vida