domingo, 4 de octubre de 2015

En la salud y en la enfermedad

Siempre pasa así. En lo bueno, todo bueno. En lo malo, nada bueno
De repente desnudo en ruinas todos huyen en busca de un lugar más próspero
Nadie quiere reconstruirte, reformarte, limpiarte hasta que brilles
Es más fácil ir a Ikea y llevarse un mueble nuevo

Vale menos, pero es nuevo.

Bajo la lluvia amarilla, en decadencia, añorando todo lo que añoras
Pero no puedes huir de tu cuerpo, de lo que eres, frente al fuego en soledad
Dejas de sentir, de hablar, de desear un futuro ahí fuera
Te dejas llevar por el devenir de los días hasta que llegue el lechero

Crees que vales menos, nada nuevo.

Siempre es así. Ser bueno, nunca trae nada bueno. Ser malo, todo bueno
Te miras al espejo otra vez, entre lágrimas, desando ser un hijo de puta
Ser más egoísta, más valiente, más lo que siempre has querido
Y te sorprendes derrotado por el reto que tienes delante

Valer todo lo que vales, de nuevo.

Sabes cuál es la llave, lo dicen los libros de autoayuda
Autosuficiencia, autoamor, autofotos, autotodo
De tanto buscarte en las personas, ya no te encuentras
De tanto caerte, aprendes que sólo tú puedes levantarte

No valen la pena, y nunca es nuevo.

Siempre acabas así. Tomándote una copa contigo mismo
Viendo una película contigo mismo, contándote el día a ti mismo
Necesitándote cuando te necesitas, apoyándote en tu hombro
Confiando sólo en ti, queriéndote sólo a ti...

En la salud y en la enfermedad, tú contigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario