lunes, 12 de diciembre de 2011

Promete que serás la primavera

¡Ay invierno!

Llegas con tu viento, tus abrigos, tu mantita, tu complicidad, tu risa y tu estabilidad.
Llegas para irte, un año más, como todo lo que va contigo.
Llegas y no llegas porque intentas esconderte de tu esencia, la tristeza.

Pero quieres que te quiera y no quieres que no quiera, porque en el fondo me quieres - ¿Si no tú, quién lo fuera? ¿Quién sino dejó esa huella? -

Quiero que prometas que serás la primavera, congelando la tristeza cuando abrase mares solitarios de dudas y soledad - y que lo harás cuando quieras, y yo quiera pero no pueda -

Tienes esa mirada tan quieta, ese eco de aquello que vuelve, es solidez que a mi me falta...

Y en el fondo, somos lo mismo
Nos encantan las capas, las cebollas y mirar la luna de las seis
Somos yo tan tuyo y no mío
Y fingimos que no vemos, y lloramos porque ellos no ven

Y nos escondemos en verano, buscando, y mirando en donde nadie ve

8 comentarios:

  1. No puedo decir nada que lo merezca, por ello he buscado en tu página un simple y cierto botón de 'Me gusta'.
    Pero no lo he encontrado.

    ResponderEliminar
  2. El texto es muy bonito, pero yo me quedo con el otoño, definitivamente. Nada como ver como los árboles se cortan el pelo y poco a poco va oscureciendo antes.

    ResponderEliminar
  3. No se trata de una estación con su belleza, se trata de algo más, de su significado, de lo que aporta en ti, de lo que es.
    Es más, habla de lo que eres por que el inverno te lo "da" o por que realmente lo eres.
    Una estación hecha sentimiento, hecha personalidad, e incluso hecha persona.

    ResponderEliminar
  4. ....la verdad es que escribí mi visión con la esperanza de que la escritora me desmintiese o matizase :(

    ResponderEliminar
  5. Claro. Aunque lo bueno de la poesía es que cada uno puede interpretar lo que quiera, cada quien que lo lee lo identifica con algo de su vida. Efectivamente el invierno para mi son personas, son situaciones...
    Aunque Simón, ahora mismo en Valencia parece que sea otoño..xD

    ResponderEliminar
  6. Querida Marta, te traigo un poema de mi libro que ha venido raudo a mi memoria al leer el título de tu maravilloso escrito:


    Esa habitación vacía es testigo
    de que la vida pasa,
    de que no estás.
    O quizás sí.

    A veces vuelves, a ratos.
    Y traes el viento frío del norte
    y la luz de tu mirada alumbra menos.


    Tengo mandarinas en la cocina
    y todos los besos en mi horno.


    Prometo regalarte la primavera.





    (Lyon está tan lejos)


    De "Manual para entender las distancias" (Ed. ACEN, 2011)

    ResponderEliminar
  7. Si, es la magia de esto, cada cual tiene un interior que puede interpretar las mismas palabras con otro color. Normalmente la gente no habla de ello, pero me llevo gratas sorpresas cuando lo hace.

    Muy bonito Amelia. Veo, pero esta vez no opino.

    ResponderEliminar
  8. que bonito Amelia, me ha encantado :)

    ResponderEliminar