miércoles, 4 de diciembre de 2013

La vida merece un poema mejor

La vida es tan perra que en pocos años ni saludarás a personas con las que tienes una foto, incluso a algunas, con las que has hecho el amor.

La vida es tan dura que llegará el momento en el que no duelan los golpes, en el que seas maduro (menos humano) y tengas tu chalé y tu salario a fin de mes.

La vida es tan mentirosa que te hace creer que tu vida es tuya, que eres independiente (la meta del ingenuo) y que puedes decidirla y moldearla tu mismo.

La vida es tan hipócrita que dará éxitos a los que te han dado una bofetada, y es que el que ríe el último no es el último en reír nunca, llámalo desconsuelo.

La vida es tan bruta que te empujará hacia sitios llenos de lodo, hacia espejos que son espejismos, y no veas luego para fregar el charco de sangre.

La vida es tan impuntual que aunque llegues pronto a las cosas siempre se hará tarde para ti, aun en lo último que quieras hacer un segundo sordo será todo.

La vida es tan laberíntica que cada puerta que escojas te esconderá de tantas otras experiencias que querrás darte contra sus paredes desesperado.

La vida es tan justa, que es injusta para todos.
La vida no es nada, es el tiempo entre una marea y otra.
La vida merece un poema mejor,
porque estas líneas vivirán más vidas que tú y que yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario