sábado, 8 de diciembre de 2012

Errores

Dicen que cambiamos a lo largo de los años, pero hay errores, momentos en la vida que te condicionan para siempre.

Te hacen ser como eres, sentir como sientes y quererte de una forma tan anormal como lo haces.
No sólo afectan a uno mismo, también a los que están alrededor de ti, lo que los hace más maricones.
Pero como cosas que ya han sucedido, sucedidas están, y ya no las podemos cambiar por más que queramos.
Sus efectos ya corren por tus venas como el veneno de una serpiente cuando te muerde, hasta el minuto final.
Crean miedo, barreras, convierten lo más sencillo en algo complicado y hacen que crezcan montañas que tienes que escalar.
Y tu te preguntas... "¿Maldita sea, quién me mandaría a mi...?" Pues ya está. Y sólo te queda joderte y superarlo...
Aunque superarlo signifique generar un problema y generar un problema joderte la vida, una vida que sería sencilla si no fuera por...
Pero tu mundo ya está echo mierda si buscas algo más que comodidad.
Y sólo ves como salida pirarte al Tíbet o dejar de existir.
Mientras las páginas del calendario siguen pasando y ese maldito momento prevalece como una flecha rota clavada en tu estómago.
Que no te deja continuar sin dolor, a no ser que quieras estar parado...

Dicen que cambiamos a lo largo de los años, pero hay errores, momentos en la vida que te condicionan para siempre.

Así es. Y no sé si seguir contando o soportar el dolor de estirarme el demonio de cuajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario