domingo, 9 de octubre de 2011

Sonrisa de Coco

¿Por qué pasa? ¿Por qué pasa que un día no puedes dejar de sonreír mientras piensas en pájaros que vuelan? Quieres concentrarte, quieres ser racional, pero no lo logras ni atada con cadenas de gominolas. Cada vez que puedes vuelves forajido a tu mundo paralelo, paralelo y certero. No hay cosa que añores, no hay cosa que llores. Simplemente respiras, con esa risa tonta que aflora, que te recuerda a sus mejillas, que encaja perfectamente en tu mural, que deslumbra, que tienta al más fuerte metal. Que cuando despiertas, te susurra locuras al oído, que te acaricia, te mece, te da tres vueltas y vuelve con estupideces. Ese árbol de frutos azules, de hojas amarillas, de brisas con olor a canela. Esa sonrisa de coco, esos aires de loco.

¿Será felicidad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario