lunes, 26 de agosto de 2013

Temporal

5/2/12


Enero arrecia. Despierta el movimiento vaivénico de las hojas sin sabia en la vena. Se esconden las verdades, ocultas en la manta. Cenas con vino, sueños con prisas. Parálisis de medio corazón con el latido impotente. Imposible una disculpa, lo esperaba, eres tan valiente.


No quiero hablar de más porque podría decir algo con sentido. Pero me obligas a ponerme bajo cero las palabras, y el frío de mi lengua te abrasa las mejillas. Me sugieres que me crea que entre tu y yo nunca nada. Me tomas por idiota, tu, con la mirada perdida en la nada.


Sólo te pido coherencia, así que a las colillas las dejas apartadas de esto: no las metas donde no las llaman, que ya tienen suficiente con tu fuego. Derrite bonita el miedo, que hoy se resbalan las poquitas ganas. Los escombros de este castillo son de aire y se van con el frío, y volverán cualquier tarde de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario