domingo, 1 de agosto de 2010

Psicolóquico

Psicodélico y llamativo, así es su alma de alocado niño
Rompiendo el silencio en cada descuido,
Tu, huye si puedes . . . ¿Te sientes atrevido?

Magnífico, mágico es su cuerpo de sirena
Al compás, ya juega, mira como burbujea
No huyas, no escapes, del encanto que envenena

Cada segundo que pasa, me mata, te mata
Siente su compás, el traspiés de la apariencia
Que quema, que tienta, escapa de tu conciencia

Y ríe, y sueña, bajo su hechizo finito
Despierta el sentido, que completa tu percepción
No huyas, no escapes, de la dulce perdición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario