martes, 27 de julio de 2010

irónicamente

El orgullo, ese sentimiento que te bloquea, que es como un muro
Irónicamente, te engaña y te hace estar orgulloso de todo
Incluso de tu propio orgullo… te sientes fuerte, más grande…
Pero así como David venció a Goliat, la pequeña melancolía ataca despacio
Y así como el caballo entró en Troya, los traicioneros recuerdos vuelven a su guarida
Un corazón frío, que irónicamente, los conserva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario